La Casa Común, la Constitución que queremos construir