Recados de Star Wars a la política

 

 

José Ignacio Maritano 
COORDINADOR DE ÁREA LEGISLATIVA Y ESTUDIOS CDC

Columna publicada en Coorperativa.cl

 

Como muchos de los que hemos sido marcados por la saga de George Lucas, estoy impaciente por conocer la nueva entrega de Star Wars y reencontrarme con antiguos y queridos personajes.Comencé este adviento volviendo a ver las seis películas anteriores, por primera vez desde que era adolescente.

Entonces mi atención se concentraba en las adrenalínicas carerras, los efectos especiales y los duelos con sables de luz; ahora “la parte aburrida” me pareció por lejos lo más interesante, es decir, las largas conversas y los culebrones políticos que abundan en las películas hechas desde 1999 a 2005. Definitivamente Star Wars es una película sobre política, y nos manda importantes recados.

¿De qué se trata la historia? Podemos resumir los sucesos de esta forma, (si alguien quiere ponerse al día con las películas y dejarse sorprender, este es el momento de cerrar la ventana), una asociación gremial, la Federación de Comercio, enojada por los impuestos que debían pagar, comienzan un movimiento separatista respecto de la República Galáctica y su Senado.

El ambiente se vuelve progresivamente crispado y violento, lo que es aprovechado por el senador Palpatine, quien logra ser democráticamente electo canciller (jefe de gobierno) de la República, ser investido de poderes extraordinarios, y luego proclamado emperador, gobernando la Galaxia despóticamente a través del “Lado Oscuro de la Fuerza”. Todo muy similar a como sucediera con Adolf Hitler desde 1933.

La historia está bien hecha porque capta muy bien el itinerario que una república democrática transita hacia su degradación y conversión en un gobierno autoritario. Revisemos tres elementos.

1) Una élite que no piensa en el bien común.

Hay un gremio bastante poderoso, la Federación de Comercio, que mira su propio interés y no el bien común, y decide dejar de lado sus obligaciones cívicas en beneficio de todos, como son los impuestos. No sabemos si estos efectivamente eran excesivos o no, pero sorprende el desprecio por la democracia, que los lleva a hacer oscuros tratos y tomar la vía violenta en vez del diálogo en el Parlamento. Nada que no conozcamos en la historia de nuestra América Latina.

2) Los políticos que podrían hacer algo están corruptos o se muestran totalmente ingenuos.

Hay también por parte de muchos un desconocimiento de la política como una actividad compleja. Notable es el diálogo de Anakin Skywalker y la senadora Amidala, donde el primero declara que los políticos deberían “sentarse, ponerse de acuerdo, y actuar en el interés general”.

Cuando la segunda le responde que eso es exactamente lo que hacen, pero que no siempre es posible estar de acuerdo, entonces él replica que debieran ser forzados a ponerse de acuerdo, pero guarda silencio a la contra pregunta sobre quién debiera hacerlo.

¿Cuántos Anakin no vemos hoy, que quisieran saltarse la burocracia de la política en pos de un gobierno fuerte, aun a costa de la democracia? Por otro lado la propia corrupción de los políticos –y acá es cuando traemos a la mente los escándalos en nuestro país –no deteriora a una facción u otra, a un partido u otro, sino a la credibilidad de las instituciones en general y a la República. En ese escenario, deja de ser un espacio relevante y afloran los populismos.

3) “Así es como termina la libertad, con un aplauso atronador”. Esa es la frase que despacha la senadora Amidala cuando, entre vítores, termina la República y comienza el Imperio.

Para lograrlo, el emperador antes usó hábilmente la sensación de inseguridad y la búsqueda de estabilidad para, en nombre de la paz y con el beneplácito de una ciega mayoría, concentrar vastos poderes en su persona. Como siempre sucede en estos casos, fue necesaria la polarización constante y construcción de un “otro enemigo” (los sith piensan en absolutos), manipulando los hechos de ser necesario. Primero los separatistas, luego los jedi, protectores de la democracia.

En Europa ayer fueron los judíos, hoy son los inmigrantes. La extrema derecha francesa es, desde la última elección, el partido más votado de ese país.

StarWars podrá ser una emblemática película de ficción, pero sus dramas están inspirados en lo peor de nuestra historia universal.

Lo que pasó “hace mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana” ya pasó antes aquí y si nos descuidamos puede volver a pasar. Mejor será que escuchemos los recados que este clásico del cine nos da.